Universidad de verano 2020

1° al 8 de julio – En Paris – ISRP Boulogne – Billancourt

Psicomot’ renova tu esquema

Conocimientos avanzados / Evolución de las intervenciones de los psicomotricistas

Un evento internacional único en Psicomotricidad

La vocación de la OIPR es reenfocar la psicomotricidad, tanto como disciplina o como profesión, por medio de la formación. La Universidad de Verano es uno de estos momentos intensos que permiten a los psicomotricistas acceder a los conocimientos más actuales aplicados en prácticas validadas y recomendadas.

Es una oportunidad para enriquecer nuestras referencias, para mejorar nuestras intervenciones.             

Participar en este evento internacional, único en nuestro campo, es sentir el pulso de la evolución de nuestro entorno profesional.

Introducción

Por esencia, la psicomotricidad es adaptativa, que sea para ajustarse a un paciente o para desarrollar los conocimientos frente a nuevas patologías. Pero en la “sociedad de los algoritmos”, la lógica parece dominar, en procedimientos ordenados y organizaciones que tienen como objetivo guiar
nuestras acciones, anticipar para responder a nuestros deseos…. Nuestras habilidades superiores serían moldeadas por estos nuevos caminos de la
razón.

El cerebro no funciona por algoritmo. El sistema nervioso combina, a partir de circuitos especializados, informaciones ordenadas, aceptadas, rechazadas, a través de la inhibición. Funciona de esta manera por el desvío que permite compensaciones y recuperaciones, para querer, anticipar y adaptarse. ¿Cuál es entonces la interfaz entre el hombre y la máquina si sus funcionamientos son diferentes?

Es al nivel del cuerpo que la homeostasis esencial para estos ajustes se regula, a través del ajuste emocional. Es así como las funciones psicomotoras, lentamente tejidas de emociones siguiendo el desarrollo neuromotor, hacen que sean posibles las adaptaciones a una vida cotidiana, cada vez más manejada por algoritmos y fórmulas matemáticas.

Por lo tanto, corresponde a cada psicomotricista pensar constantemente a las oportunidades que surgen de estas nuevas tecnologías, enriquecer sus conocimientos a través de los descubrimientos científicos, especialmente las perspectivas abiertas por las neurociencias, o también tener en cuenta la evolución de nuestros estilos de vida y los impactos sobre el desarrollo de patologías o trastornos en sujetos sanos, o ya portadores de dificultades o fragilidades.

El mundo en lo cual operamos cambia muy rápidamente, causando desestabilización en algunos, pero también abriendo muchas oportunidades terapéuticas. Inevitablemente, el campo de ejercicio
profesional de los psicomotricistas aumenta a medida que estos trastornos se desarrollan o fortalecen, y cada profesional debe asegurarse de que está al nivel de los crecientes desafíos de salud pública (trastornos del espectro autística, psico-trauma, riesgos psicosociales, etc.).

A su vez, los avances en el dominio de las imágenes médicas proporcionan una mejor comprensión de cómo funciona el cerebro. Estas aportaciones
son cruciales para los psicomotricistas, que deben aprovechar este nuevo conocimiento para comprender mejor las patologías y comportamientos
de los pacientes con el fin de adaptar sus proyectos terapéuticos. La aparición de nuevas tecnologías en el campo de la rehabilitación, y la e-salud en general, allana el camino para la creación de nuevas herramientas terapéuticas y modalidades de toma en carga.

Por lo tanto, los psicomotricistas no sólo deben ser conscientes de todos estos nuevos desarrollos, sino que deben entender sobre todo cómo
cambiarán sus intervenciones. Por lo tanto, es necesario que cada psicomotricista “rediseñe su esquema, o más bien sus patrones”, ya que sean de pensamiento, razonamiento o terapéuticos, etc.

El programa de la 38a edición de la Universidad de Verano de la OIPR se centrará especialmente en algunos de estos grandes desafíos: los trastornos del neurodesarrollo, los psicotraumas y las patologías neurodegenerativas.
Todos estos factores de fragilidad que reducen la autonomía.

La Psicomotricidad, terapia no farmacológica de primera línea para las enfermedades de civilización, tiene como objetivo consolidar las habilidades para expresarse y adaptarse. La intervención del psicomotricista, advertido y consciente de la importancia de los equilibrios
emocionales, lejos de acercarse a las lógicas rígidas, está abierta a soluciones matizadas que combinan el rigor del razonamiento lógico de los algoritmos con la creatividad que surge de la experiencia del cuerpo.
Por lo tanto, este programa aporta muchos de los elementos que nos posicionan a la vanguardia de las innovaciones internacionales en psicomotricidad y así enriquecer no sólo la comprensión del mundo en lo cual vivimos, sino también nuestros enfoques clínicos y terapéuticos.

¿Qué es la OIPR?

La Organización Internacional de Psicomotricidad y de Relajación nació en 1979 de una reflexión realizada en el ISRP para divulgar la Escuela Francesa de Psicomotricidad. A través de sus Delegaciones Nacionales
está presente en las Américas, Asia, Europa y Oriente Medio.

Desde 1982, se han desarrollado varios cursos de formación:

  • Certificado Internacional en Ciencias y Técnicas Corporales CISTC
  • Máster Internacional en Psicomotricidad – MIP
  • Universidad de Verano – UdV

Para participar en el Univesidad de Verano 2020

Haga clic aquí para descargar el programa.

Haga clic aquí para descargar el póster.

Elegir su programa : UE 2020

Para más información:

Contacto UEFP

Houida SGHAIER – 01 58 17 18 63 

Monia KHALSI – 01 58 17 18 58 

Numéro d’agrément: 11 750 146 575